martes, diciembre 12, 2006

Cuento Navideño

Comenzaban las primeras nevadas de diciembre, se podía oler a gran distancia en toda la ciudad un peculiar olor a navidad.
Y en un gran sendero que tenia de fondo una bella noche estrellada, brillaba intensamente una gigante navaja afilada unida a la mas moderna guillotina jamás inventada.
Acercándose a ese brillo, teníamos a una multitud de nomos atentos y escuchando a un pequeño nomo enfurecido exclamando a gritos:
- Amigos! Estamos reunidos en este día tan importante para ponerle fin al mandato de nuestro vil dictador.
- Muchos pensaron que por toda la eternidad seguiríamos sufriendo encadenados a este régimen y que nunca alcanzaríamos nuestra libertad!
Ovacionado por toda la tremenda multitud de pequeños personajes coloridos, se acercaron dos verdugos, igual de pequeños que los demás, y entre sus manos traían a un Santa Claus golpeado, ensangrentado y tan lastimoso que de su boca no podría salir ningún sonido que no fuese un quejido.
Lentamente acomodaron los verdugos al maltrecho Santa Claus en la guillotina, mientras todos los nomos gritaban de entusiasmo y se podía ver al jefe nomo como resplandecía de felicidad pura al ver tal hecho.
- Hoy estando por terminar la noche vieja, cantemos estos últimos minutos y espero que el tiempo apremie nuestros recuerdos y pronto poder borrar de la mente el DIA 25 de Diciembre.
Entre cantos de todos los nomos, el reloj marco el primer segundo de navidad.
Squash! Callo la guillotina, y la cabeza de Santa Claus rodó silenciosamente.

vizentte

12 comentarios:

coatlicuesbelt dijo...

Pinche Asamblea Popular de Nomos, esta si fue efectiva.

3rn3st0 dijo...

Ya quisiera más de un pueblo hacer lo mismo con sus mandatarios.

Prometeo dijo...

No está mal, pero desgraciadamente desluce mucho al lado delcuentazo De Coatlicuesbelt.

Ademas hay un errorsote de coherencia:

se acercaron dos verdugos, igual de pequeños que los demás, y entre sus manos traían a un Santa Claus golpeado.

Aguas mi chavo, Santa no es del mismo tamaño que los Duendes

Garap dijo...

Opino lo mismo que Prometeo, está bueno, pero al lado del de Coatlicuesbeslt sale perdiendo.

MArian dijo...

AARGH! Me mandaste a Santa a la guillotina! ...!!!
Fue demasiado.
Linda la imagen, simpática rebeldía, pero drástico para mi gusto! ....

Prometeo dijo...

¡Comenta los otros textos, méndigo regetonero frustrado!

Libita dijo...

Lo mismo de todos los cuentos, la ortografía. Es lo más importante y fundamental para la comprensión del texto. En la estructura, si ya utilizaste guiones para darle pauta a un diálogo, no es necesaria la sangría. Mucho cuidado con algunos nombres como gnomos, Navidad; los días y los meses siempre van en minúsculas.

coatlicuesbelt dijo...

Libita, eres una vieja pendeja con infulas de correctora de estilo. Ve y chinga a tu madre.

Rapaquiwi dijo...

Muy bueno, ¡esos duendes si son cabrones!
Felicidades por tu cuento, aunque el punto del peso de Santa cargado por dos duendes si hay que corregirlo, pero fuera de eso muy bien tu cuento.

Boqueño dijo...

Era la consecuencia lógica de un gobierno esclavista.

l i l i t h dijo...

La tiranía terminada con la guillotina, jajaja, gran recurso aunque la realidad ya superó a la fantasía.

comentarista dijo...

Pfff